El BARRIO 18 vs los presos comunes. La Mara 18 y el problema de la política carcelaria en Honduras.

El día 4 de Mayo apareció en periódicos como el clarín o el informador la noticia de que dieciocho miembros de la mara 18 habían sido asesinados por presos comunes en un penal HondureñoLas víctimas eran presuntos miembros de la pandilla callejera conocida como Los maras 18 y habían sido trasladados a la cárcel de Tegucigalpa desde otro penal, el de San Pedro Sula, en el que también habían sufrido un ataque, siendo el saldo final de 8 muertos.

Los miembros de la mara 18 fueron atacados durante la noche por presos comunes, que se enfrentaron a ellos con machetes y pistolas. Las autoridades afirman que la situación ya esta controlada, y que comenzaran a investigar para esclarecer los hechos.

mara18

Pandilla mara 18

“Sólo nos trajeron de San Pedro Sula a morir”, afirmó José Montes, de 22 años, en entrevista telefónica con AP. “Todo fue rápido y, cuando me di cuenta, gran parte de mis hermanos  de la mara 18 estaban tirados en el suelo, muertos. Todavía no sé lo que ocurrió, pero los paisas (presos comunes) comenzaron la matanza con pistolas y machetes”, aseguró.

La cárcel de San Pedro Sula alberga a unos 2.000 prisioneros, y la Penitenciaría Nacional de Tegucigalpa, a alrededor de 3.000. En la mayoría de los 24 centros penales de Honduras, con unos 12.000 detenidos, son frecuentes las fugas, amotinamientos y asesinatos. Según AP, unos 450 reclusos murieron en los últimos siete años en sus celdas.
No es la primera vez que esto sucede en alguno de los masificados penales de centroamerica, sobretodo en aquellos en los que están recluidos los pandilleros de la mara 18.

mara-18

Un miembro de la mara 18

Actualmente, para evitar las guerras entre pandillas, se sigue una política de segregación, por lo que hay cárceles para miembros de la mara 18 y otras para la mara salvatrucha. A la larga esta política resulta más perjudicial para acabar con el problema de las bandas, ya que aglutinar y centralizar a una misma pandilla en una cárcel convierte a esta en su cuartel general.

Hay pandilleros principiantes de la mara 18 que salen de allí convertidos en fanáticos y delincuentes comunes que se convierten en mareros. Esta política permite que los jefes de las diferentes clickas (células) se conozcan, se reúnan y se coordinen, tomando decisiones y dirigiendo al resto de bandas que siguen en la calle con la única ayuda de un teléfono móvil.
Esta política carcelaria también causa enfrentamientos como el de la noticia anterior. Hay penales que son solo para pandilleros de la mara 18, pero hay otros en los que estos han de mezclarse con presos comunes. Es en esas cárceles en donde siempre se producen guerras y enfrentamientos por el poder.

mara 18

La mara 18 actua siempre como grupo.

Para un preso común, la convivencia con los maras 18 resulta de lo más complicada. Los maras actúan como grupo, nunca individualmente y cualquier disputa que se tiene con un marero 18 se tiene con toda la banda. La mayoría de los mara son adolescentes entre 16 y 25 años que no respetan nada ni nadie. Las luchas por el control de la droga en la cárcel, por el poder, o por cuestiones de venganza son cada vez más frecuentes. Estas pequeñas disputas se van produciendo hasta que estallan enormes y violentos conflictos que suelen saldarse con decenas de muertos.

Está en manos de las autoridades del país el encontrar formas para resolver esta situación, pero se trata de un problema tan complejo y con tantos matices, que hará falta mucho presupuesto y voluntad para conseguir acabar con esta violencia.

 

Tagged with: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,